a
miércoles 5 octubre 2022
InicioIntrahistoriasBéjar en Estados Unidos

Béjar en Estados Unidos

Intrahistorias

Más vistas

Béjar en Estados Unidos

 

 

SAN ANTONIO, BEXAR County, TEXAS State, USA

 

 

BÉJAR MANTUVO RELACIONES CON LA CIUDAD DE SAN ANTONIO (USA) EN 1948 , QUE SE PERDIERON POR FALTA DE INICIATIVAS POSTERIORES

 

 

1.- El Marqués de Valero.  2.- El interés de Texas por Béjar.  3.- Una iniciativa sin continuidad.  4.- La Premio Nobel Gabriela Mistral.  5.- Correspondencia de Gabriela Mistral con Juan Muñoz García.  6.- Homenajes a Juan Muñoz García.

 

1.- EL MARQUÉS DE VALERO

En nuestros días se ha perdido el recuerdo del docto bejarano Juan Muñoz García y, con ello, las relaciones que Béjar había establecido con Estados Unidos durante el pasado siglo, lo que no sólo le ha privado del fomento de las relaciones culturales, sino de otras posibilidades turísticas y comerciales. Quien fuera cronista oficial de la ciudad mantuvo desde el año 1931 una fluida correspondencia con la Chamber of Commerce de la ciudad norteamericana de San Antonio, sobre todo, en la etapa de su presidencia de la Cámara de Comercio de Béjar, solamente interrumpida por el lapso de la guerra civil.

Don Juan les hablaba con emoción de los Zúñiga, de los Duques de Béjar y, principalmente, de Baltasar de Zúñiga y Guzmán, nacido en Béjar el 9 de enero de 1650, Marqués de Valero, segundón de Juan de Zúñiga y Sotomayor, Duque de Béjar y Plasencia, que fue nombrado Virrey de la Nueva España (México) por el rey Felipe V, estableciéndose en Veracruz en 1716. Entre los muchos logros del noble bejarano se cuenta la pacificación y colonización de los territorios ribereños del río Grande, donde ya existía una guarnición militar desde el día 13 de junio de 1691, festividad de San Antonio de Padua. Había encargado dicha empresa al sargento mayor Martín de Alarcón, que impidió la amenazante expansión francesa y se convirtió en Gobernador de Texas y Cohahuila. Éste contó con la colaboración del franciscano onubense fray Antonio de Buenaventura y Olivares, que puso todo su empreño en crear misiones en aquel lugar.

En 1718 fundan la ciudad de San Antonio de Béjar, hoy San Antonio, capital del Condado de Bexar, del Estado de Texas. Además, crearon el Presidio de San Antonio de Béjar; el enclave de San Antonio de Valero, actualmente, El Álamo; la acequia Madre de Valero, un importante canal de riego que vertebraba toda la zona, y construyeron el Camino Real que facilitaba la comunicación entre todas las misiones dispersas, de las que hoy quedan dieciocho. Los inicios de aquella obra colonial fueron descritos por fray Francisco Celiz en su Diario de la expedición de Alarcón en Texas, una relación que apareció en el Archivo General de Texas, tras tenerla por desaparecida durante dos siglos. Con el tiempo aquella ciudad se convertiría en la segunda más poblada del Estado número 47 de Estados Unidos.

 

2.- EL INTERÉS DE TEXAS POR BÉJAR

Juan Muñoz García era un erudito. Colaboró con el periódico Béjar en Madrid desde que fue creado en 1917 por el también bejarano y primer presidente de la Real Academia de Farmacia, Toribio Zúñiga Sánchez-Cerrudo, hasta que falleció en 1963. Pero, ante todo, fue un medievalista enamorado de la historia de su ciudad y de las excavaciones arqueológicas, motivo por el que en 1942 la Real Academia de Historia le nombró Académico correspondiente, denominación que se da a los que mediante correspondencia van informando a la institución del trascurso de sus investigaciones y hallazgos relevantes.

Puso tanto apasionamiento en sus relatos, que suscitó el interés y la curiosidad de las autoridades tejanas, que consideraron oportuno celebrar en San Antonio algún acto de acercamiento entre los bejaranos de ambos lados del Atlántico, lo que hoy se hubiera denominado un hermanamiento. Con este fin, Juan Muñoz encargó en 1948 un retrato del Duque de Valero al pintor extremeño Antonio Solís Ávila, ilustrador gráfico del diario ABC. Dicho cuadro estuvo expuesto en el Casino Obrero de Béjar en una exposición relativa a la ciudad de San Antonio, que incluía planos, fotografías y otro material relativo al Estado de Texas. Además, donó al Ayuntamiento otro retrato de menor tamaño.

Siendo alcalde Antonio Gómez Rodulfo, una legación bejarana se desplazó hasta la ciudad de San Antonio para hacer la entrega del cuadro, que quedó depositado en el Palacio de los Gobernadores de España. El acontecimiento tuvo lugar el día 9 de septiembre de aquel año en el patio del mencionado edificio histórico, al que asistieron Alfred Callaghan, alcalde de la ciudad; William Hensley, fiscal del condado de Bexar; George Bernhardt, presidente de la Chamber of Commerce y varios cónsules de diversos países hispanoamericanos.

En sus discursos, los oradores elogiaron la dedicación de Juan Muñoz en sus trabajos históricos y su perseverancia en la promoción del mutuo conocimiento entre las ciudades de San Antonio y Béjar. El Ayuntamiento bejarano recibió el siguiente año un álbum con la colección de fotografías relativas al momento de entrega del cuadro del Marqués de Valero a las autoridades tejanas. Posteriormente, llegó a la ciudad textil una legación norteamericana encabezada por Preston Hastings Dials, presidente del Círculo de Relaciones Internacionales de Texas, que fue condecorado con una de las medallas de oro de la ciudad.

 

3.- UNA INICIATIVA SIN CONTINUIDAD

Con el transcurso de los años, todos los desvelos del cronista bejarano se fueron desvaneciendo. Otros retomaron el testigo. Los primeros repobladores llevados a aquellas tierras fueron quince familias canarias que constituyeron un asentamiento estable. María Rosa Padrón fue la primera niña que nació allí, de padres originarios de La Palma y Lanzarote. Aquellos isleños levantaron la catedral de Nuestra Señora de La Candelaria y, según The Hispanic Council, se convirtieron en una comunidad muy próspera. Las siguientes generaciones conservaron estrechos lazos con las Islas Canarias y, en 1977, crearon la Asociación de Descendientes de Canarios de San Antonio, cuyos miembros siguieron reuniéndose de forma periódica.

En nuestros días, Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife formalizaron sendos hermanamientos con San Antonio, que conformaron la base de numerosos acuerdos comerciales. En 2018, la citada Asociación fue uno de los promotores de los actos conmemorativos del tricentenario de la fundación de dicha ciudad, a los que asistieron los Reyes de España acompañados por el presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias, los representantes de las islas y un destacado número de empresarios.

Hoy, la percepción que se tiene en Texas de los orígenes de su Estado y de la impronta dejada por los españoles resulta sesgada. Para ellos, sus colonizadores fueron el gobernador Martín Alarcón, el franciscano Olivares y aquellos significados isleños. Apenas recuerdan a don Baltasar de Zúñiga, el Virrey de Nueva España que planificó tamaña gesta, e ignoran el motivo por el que numerosos lugares llevan el topónimo Bexar o Béjar.

 

4.- LA PREMIO NOBEL GABRIELA MISTRAL

Juan Muñoz también buscó el panhispanismo cultural mediante la publicación de una antología de poetas de los países de habla hispana, y entabló una red de correspondencia con una pluralidad de escritores para que le dieran su plácet. Fue con Gabriela Mistral, Premio Nobel de Literatura 1945, con quien mantuvo una mayor relación epistolar. La chilena estimó que debía facilitar la obra del bejarano, pues fue gracias a un salmantino, Federico de Onís, el alumno predilecto de don Miguel de Unamuno, como pudo dar comienzo a su extensa obra literaria, no en su Chile natal, sino en Nueva York.

Ciertamente, en 1916, el Centro de Estudios Históricos, que presidía Ramón Menéndez Pidal, tomó la decisión de abrir en dicha ciudad una institución que posibilitara las relaciones culturales con Estados Unidos, un precedente del Instituto Cervantes. Con este cometido, tras haber colaborado con Américo Castro en la edición de los Fueros  Leoneses, envió a Federico de Onís a la Universidad neoyorkina de Columbia como profesor en la cátedra de Lengua y Literatura Españolas.

En 1920, Onís crea el Instituto de las Españas, donde el año siguiente pronuncia una conferencia en la que lee algunos poemas de Gabriela Mistral. El público asistente quedó entusiasmado ante la lectura de aquellos versos y pidió a Onís que el Instituto publicara un poemario de la autora. Aparece así Desolación, su primer libro, rompiendo con el rechazo que siempre había sufrido en su propio país, que tuvo que aceptarla como una gran escritora.

 

5.- CORRESP0NDENCIA DE GABRIELA MISTRAL CON JUAN MUÑOZ GARCÍA

En 1947, Juan Muñoz toma contacto con la Premio Nobel y con ella mantendrá correspondencia hasta que la escritora muera en 1957. Al principio le resultaba dificultoso, porque su país la nombró Cónsul en varias ciudades europeas y americanas. En ocasiones, enviaba una misma carta a direcciones distintas en espera de que su destinataria la recogiera en alguna de ellas. Pero los lugares más habituales fueron Veracruz, en México, y Los Ángeles y Santa Bárbara en California. Alguna vez le contestó Consuelo Saleva “Coni”, su secretaria portorriqueña.

El bejarano le propone incluir en la antología en ciernes la poesía titulada Piececitos de Niño, a lo que Gabriela Mistral se opuso por considerar que no era el contexto adecuado. Se trataba de una creación muy intimista y personal escrita hacía muchos años, con el dolor de no haber experimentado la maternidad, o puede que por haberla perdido, porque a los dieciocho años de edad murió su sobrino Juan Manuel, del que siempre se especuló sobre si sería su propio hijo natural.

Juan Muñoz le responde que la sustituye por La Maestra Rural en honor a que, en realidad, el magisterio había sido la profesión de la chilena. Y le indica que encargaría la publicación a la norteamericana Anna Watkins de Nueva York, lo que no pasó de ser un desiderátum, porque finalmente lo haría la Editorial Prensa Española en 1962, año en que Gabriela Mistral ya había fallecido. No obstante, antes ya le había remitido un ejemplar de Béjar en Madrid donde había insertado aquellos versos. El título sería Cien Poesías de Cien Autores Hispanoamericanos.

Juan Muñoz le fue enviando sus propias obras: Fuente Santa, Narraciones Medievales, Juan Muñoz García (libro con título homónimo), el poema Artífices del Imperio… al tiempo que le pedía que le ayudara a localizar a algunos poetas, como Horacio Zúñiga Anaya, catedrático de Literatura Mexicana, ya que en esos momentos no existía Consulado de México en Madrid, y estaba convencido de que entre sus ancestros hubo algún bejarano.

En ese campo, Gabriela Mistral le pregunta por la genealogía de Alonso de Ercilla y Zúñiga, militar español, Caballero de la Orden de Santiago, autor de La Araucana, la primera epopeya del Nuevo Mundo que tuvo varias ediciones, siendo la más difundida la realizada en 1574 por la casa de Domingo Portonaris en Salamanca. Se trataba de un poema extenso que narra la lucha entre los españoles y los indios mapuches, acompañado de una notable descripción histórica y geográfica, cuyo relato Voltaire consideró que tenía el estilo de la antigua Grecia. Pero, Juan Muñoz no le aportó nada alegando que se trataba de un personaje de los tiempos de Felipe II, muy anterior a don Baltasar de Zúñiga.

En 1957, Gabriela Mistral moría en Roslyn, Nueva York, ostentando el cargo vitalicio de cónsul de Chile. Su compañera Margaret Thomas Rudd se encargaría de ir recopilando cartas y manuscritos inéditos de la Premio Nobel dirigiéndose a cuantos se relacionaron con ella, como Federico de Onís o Felisa de Unamuno, hija del Rector de Salamanca.

 

6.- HOMENAJES A JUAN MUÑOZ GARCÍA

Para Juan Muñoz significó el final de una etapa intensa y gratificante. Había recibido a Camilo José Cela en su casa bejarana. Participó en la creación del Centro de Estudios Salmantinos, del que era miembro fundador. Y a su nombramiento de Hijo Predilecto de Béjar y Presidente Honorario del Casino Obrero, sumó la concesión de la Medalla de Oro de la Provincia, que le fue entregada en un acto multitudinario celebrado en el Parque de la Corredera de Béjar, rodeado por las autoridades civiles de Salamanca, las eclesiásticas de Plasencia y de sus hermanos Francisco y Emilio, también escritores. Juan Muñoz García fue una persona prominente en el mundo de la cultura, cuya labor quedó varada entre Béjar y Salamanca sin una posterior continuidad.

(Foto portada. Misión de San Antonio de Valero, hoy El Álamo)

 

Juan Muñoz García

 

 

 

Gabriela Mistral

 

Palacio del Gobernador de España. San Antonio

 

Misión de La Concepción

 

Acueducto de la misión de La Espada

 

Misión del Espíritu Santo de Zúñiga

 

Franciscanos misioneros

 

Patrimonio Mundial de la Humanidad.  San Antonio

 

ÍNDICE ALFABÉTICO DE TEMAS.  ACCESO

 

Compartir Con:
Califica este Artículo

fernandopema@hotmail.com

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.