a
domingo 29 enero 2023
InicioIntrahistoriasRicardo Soriano, descubridor de Marbella

Ricardo Soriano, descubridor de Marbella

Intrahistorias

Más vistas

Ricardo Soriano, descubridor de Marbella

 

 

EL SALMANTINO RICARDO SORIANO FUE EL PROMOTOR DEL AUGE TURÍSTICO DE MARBELLA QUE SE EXTENDIÓ A TODA LA COSTA DEL SOL

 

 

1.- Primeros pasos inmobiliarios de Ricardo Soriano  

2.- El joven Ricardo Soriano  

3.- El ingeniero Santos Dumont  

4.- Atentado contra Jiménez de Asúa  

5.- Una avioneta de Ricardo Soriano  

6.- La Guerra Civil  

7.- Reconocimiento internacional

 

 

1.- PRIMEROS PASOS INMOBILIARIOS DE RICARDO SORIANO

En 1943, el ingeniero salmantino Ricardo Soriano llegaba a Marbella para la compra de 220.000 metros cuadrados al empresario Norberto Goizueta, propietario de la finca Guadalmina, por un precio equivalente hoy a 1.300 euros, en el paraje denominado Rodeo Alto y Rodeo Bajo.

Su intención era levantar un complejo hotelero denominado El Rodeo, en el que podían recalar los ciudadanos franceses que iban al Protectorado de Marruecos y volvían por el mismo trayecto. Posteriormente, se dedicó a promocionar aquellas instalaciones como posible destino turístico para aristócratas europeos. Al reclamo acudió, en primer lugar, su primo el príncipe Alfonso de Hohenlohe, que se convirtió en promotor urbanístico adquiriendo la finca Santa Margarita, que convirtió en Marbella Club.

Numerosos conocidos de Soriano comenzaron a comprar parcelas, como la familia alemana Von Bismark, los Rothschild, Thyssen-Bornemisza y Jaime de Mora y Aragón, hermano de la reina Fabiola de Bélgica. Más tarde, llegaron estrellas de mundo del espectáculo, Lola Flores, Antonio el bailarín… Todos ellos iniciaron un boom que ha llegado hasta nuestros días. Poco después, con el también salmantino José Hidalgo, “Pepe Halcón”, aterrizaron otros castellanoleoneses como José Gil y Gil, Pedro Román, Isabel García Marcos, Julián Muñoz, que es otra historia.

 

2.- EL JOVEN RICARDO SORIANO

La vida de Ricardo Soriano transcurre entre España y Francia: Biarritz, Paris, Madrid y su finca salmantina Arauzo, próxima a Peñaranda de Bracamonte, localidad por la que fue diputado en las Cortes durante dos años. Biarritz supuso para él el modelo a emular en Marbella. Allí, su familia veraneaba en una casona llamada Villa Inés, que Soriano había diseñado personalmente por sus conocimientos de arquitectura e ingeniería adquiridos en Bélgica. Aquella mansión aparecía en las revistas de la época como una de las mejores de la región de Aquitania, no sólo por su construcción, sino por la diversa riqueza que albergaba en antigüedades, tapices o porcelanas del Retiro. Entonces, la villa francesa reunía a la aristocracia española a la sombra de las estancias estivales de la familia real en San Sebastián.

Arauzo era una gran dehesa en la ruta de Salamanca a Madrid, que había recibido de sus padres Fernando Soriano y Gaviria y Matilde Sholtz y Bear. Tenía un suelo tan llano que sus moradores paseaban por ella en coche de caballos sin necesidad de seguir senderos. Estaba cruzada por el rio Almar, que la hacía muy fértil para la plantación de miles de chopos. En medio de ella se hallaba la casa solariega que le permitía a Soriano permanecer allí todo el año, porque contaba con una fábrica de harina y energía eléctrica propia.

La finca tenía una riqueza rica en caza y atraía a todo tipo de personalidades. Alfonso XIII, los Príncipes de Baviera o el jefe de gobierno Antonio Maura pasaron por ella. Siguiendo la tradición taurina heredada de sus abuelos, titulares de las ganaderías de Gaviria y Castro Enríquez, allí libremente pastaba el ganado bravo de casta y, a veces, tentaba algún becerro. Fomentó ese mundo de los toros, unas veces como accionista de cosos, como el de Peñaranda de Bracamonte cuando éste fue construido. Otras, llevando a renombradas personalidades a alguna feria, como cuando invitó a Charles Chaplin a presenciar la actuación de Marcial Lalanda y Manolo Bienvenida en la de San Sebastián.

 

3.- EL INGENIERO SANTOS DUMONT

Soriano participó en relevantes iniciativas relacionadas con el mundo del motor, entre ellas, la apertura de la primera fábrica española para diversos modelos de motocicletas, incluidos los de tres ruedas con sidecar adosado y otros cubiertos con cabina. En 1909 se asoció con el famoso ingeniero e inventor brasileño Alberto Santos Dumont para producir y patentar un motor con la marca Dumont-Soriano, cuya característica era la de eliminar por completo el peligro de incendio, gracias a la utilización de un combustible pesado de bajo consumo, cuya presentación a la prensa tuvo lugar en Arauzo mediante una exhibición de vuelo que tuvo resonancia en todo el mundo automovilístico.

La relación con Dumont no fue estrictamente comercial. Eran buenos amigos, y esa amistad le permitió a Soriano acogerle en su finca, tras un desafortunado incidente que sufrió en Francia con motivo de la Primera Guerra Mundial. El brasileño residía en Deauville, en la costa norte francesa. Era un gran aficionado a la astronomía y se pasaba las noches mirando al firmamento con un potente telescopio. Su casa se hallaba en la desembocadura del río Sena, frente a la importante base naval de Le Havre. Mientras estudiaba las estrellas, los vecinos creyeron que vigilaba el movimiento de los buques de guerra franceses y de los aeroplanos que sobrevolaban el Canal de la Mancha.

Ante la denuncia que presentaron contra él a las autoridades francesas, acusándole de espía al servicio de Alemania, la policía irrumpió abruptamente en la vivienda, comprobando que el telescopio era de marca germana. Fue detenido de inmediato y sus artilugios incautados. El trato que recibió fue brutal hasta que todo se esclareció. Se convirtió en una víctima propia de la situación de una guerra de aquella envergadura. Los bombardeos sobre la zona eran continuos y hacían que los nervios de sus habitantes estuvieran a flor de piel.

Cuando el incidente fue aclarado y Santos Dumont pudo volver a casa, quemó toda la documentación que poseía de sus invenciones y estudios técnicos, que tanto prestigio habían dado a Francia, así como los numerosos galardones y premios que había obtenido. Se marchó de Francia hacia su Brasil natal, aquejado de una profunda depresión, para no volver jamás.

A su paso por España, viendo el deplorable estado psíquico en que se hallaba, Ricardo Soriano quiso que permaneciera un tiempo en su finca Arauzo y se repusiera antes de poder continuar viaje. En aquellos días, el salmantino renovó la canoa-moto que había adquirido en Francia para participar en las regatas de Mónaco. Con ella, Dumont y Soriano recorrieron la costa atlántica desde Santander hasta Lisboa, realizando escalas en Oporto y numerosos puertos hasta entrar por el estuario del Tajo.

 

4.- ATENTADO CONTRA JIMÉNEZ DE ASÚA

Ricardo Soriano se vio implicado en los acontecimientos previos a la guerra civil. El 11 de marzo de 1936 fue asesinado en Madrid el joven Juan Alonso Olano, estudiante de Derecho perteneciente a Acción Católica. Al día siguiente, sus compañeros de facultad tomaron represalias atentando contra Luis Jiménez de Asúa, catedrático de Derecho Penal, diputado socialista en la República y redactor de la Constitución de 1931.

Los hechos se produjeron cuando Asúa salía de su vivienda, en la calle Goya 24 de Madrid, para dirigirse a la Universidad Central y partir desde allí hacia Valladolid. Frente a su casa se hallaban apostados cuatro jóvenes que le descerrajaron treinta disparos de ametralladora a quemarropa. El catedrático huyó a toda prisa por la calle Velázquez, refugiándose en el número 25, donde había una carbonería y pudo salir ileso.

No tuvo la misma suerte su guardaespaldas, Jesús Gilbert Urrueta, que resultó alcanzado al tratar de cubrirle. A pocos metros en la misma calle, el policía fue operado con urgencia en una clínica de los impactos que había recibido, pero los médicos no consiguieron salvar su vida.

Acto seguido, el fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera fue detenido y acusado de tenencia ilícita de armas, injurias al director general de Seguridad y quebranto de los precintos de la sede del partido en la Cuesta de Moyano, que había sido clausurada por orden gubernativa, infracciones que nada tenían que ver con los hechos relacionados con Jiménez de Asúa. Tras su ingreso en la Cárcel Modelo de Madrid, el líder falangista fue trasladado a la de Alicante.

 

5.- UNA AVIONETA DE RICARDO SORIANO

Los autores del atentado, que tuvieron que huir a pie del lugar al no arrancar su vehículo, se mantuvieron ocultos hasta que pudieron escapar a Francia en una avioneta tripulada por el aviador Enrique Ansaldo. Sin embargo, atendiendo a las autoridades españolas, los fugitivos fueron detenidos por la policía francesa y enviados a Madrid.

Respecto del aparato utilizado, se comprobó que era propiedad de Ricardo Soriano. Se ordenó su captura, siendo apresado en San Sebastián cuando se dirigía hacia Biarritz. Fue conducido a la Dirección General de Seguridad de Madrid, donde prestó declaración antes de pasar a disposición del Juzgado número 20 de la capital, para ser interrogado por el juez Sr. Villanueva y el fiscal Sr. Valenzuela. Tras su declaración, el juez de instrucción ordenó que permaneciera encarcelado en una celda de aislamiento hasta oír a los acusados del delito y varios testigos.

En el transcurso de las actuaciones judiciales, fue sometido a un riguroso careo con los otros detenidos. Soriano alegó que, después de comprar la avioneta en Inglaterra, había encargado a los fabricantes que se la llevaran a un hangar de Biarritz. Pero el ingeniero insistía en que ignoraba quién la había sacado de allí y con qué fines. Sus manifestaciones fueron corroboradas por el testimonio de los testigos que influyeron en su posterior liberación. En cuanto a los participantes en el atentado, fueron condenados a prisión: Alberto Ortega Arranz, en calidad de autor, y como cómplices, Luis Revuelta, Ramón de la Peña, Ramón Chacel y Manuel Valdés Larrañaga.

Enrique Ansaldo formaba parte de una larga saga de aviadores. Su hermano Juan Antonio fue el piloto que el 20 de julio intentó trasladar al General Sanjurjo, exiliado en localidad portuguesa de Estoril, hasta España para hacerse cargo del mando de la sublevación militar. Sin embargo, el aeroplano se estrelló en el despegue. Se dice que por exceso de peso, también que fue un sabotaje. Sanjurjo murió en el acto y Ansaldo se salvó de milagro.

 

6.- LA GUERRA CIVIL

Respecto del director general de Seguridad, José Alonso Mallol, varios autores especulan sobre si pudo haber evitado la Guerra Civil. A raíz de aquel suceso, por primera vez en España, fueron intervenidas las comunicaciones telefónicas, detectando cerca de quinientas personas proclives al inminente golpe de estado. Mallol lo puso en conocimiento del Gobierno y propuso que se efectuara la rápida detención de esas personas. Manuel Azaña y Casares Quiroga rechazaron la medida, pues, al ser tan grande el número de sospechosos, la aplicación de dicha medida agravaría aún más la situación. En consecuencia, Alonso Mallol presentó la dimisión.

Comenzada la Guerra Civil, el pequeño aeródromo salmantino de Arauzo quedó requisado por las tropas sublevadas. La heredad de Ricardo Soriano fue el objetivo de numerosos bombardeos por parte de la aviación republicana en sus incursiones sobre Salamanca, ciudad donde el Cuartel General de Franco se había establecido, sobre todo, en los meses de noviembre y diciembre de 1936. No sólo ardieron varios aviones allí estacionados, sino que los almacenes y las dependencias propias de la finca resultaron muy dañados. Al finalizar la contienda, Ricardo Soriano dirigió su mirada a Marbella, a la que imaginaba como el Biarritz del Mediterráneo, comenzando para él la etapa más glamurosa de su vida.

 

7.- RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE RICARDO SORIANO

Ricardo Soriano Scholtz von Hermensdorf, Marqués de Ivanrey, fue un aristócrata peculiar. Participó en el mundo del cine con una productora propia llamada Soriano Films y financió la película Un perro andaluz de Luis Buñuel. Por su parte, Luis García Berlanga se inspiró en él para el personaje del Marqués de Leguineche en su película Patrimonio Nacional, interpretado por Luis Escobar, a su vez, Marqués de las Marismas, que se ceñía poco al guion porque prácticamente se interpretaba a sí mismo.

Entre los honores que Soriano recibió en vida figuran los de Hijo Adoptivo de Marbella, la Gran Cruz de Isabel la Católica, Caballero de la Orden de San Carlos de Mónaco, Caballero de la Legión de Honor Francesa, Caballero Bienhechor de la República Francesa y una larga lista de galardones relacionados con la motonáutica y otros méritos deportivos.

 

 

Ricardo Soriano. Marqués de Ivanrey (salamanca24horas)

 

Marbella en los últimos años 60

 

ÍNDICE ALFABÉTICO DE TEMAS. ACCESO

Compartir Con:
Califica este Artículo

fernandopema@hotmail.com

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.